Estás leyendo...
Historia

Año 1835, la noche de San Jaime

Representación de la primera guerra carlista.

Tras la muerte de Fernando VII el año 1833, su hija Isabel II se convirtió en la heredera legítima al trono contando entonces tres años edad, por lo que su madre María Crisitna de Borbón y el general Espartero se convirtieron en regentes hasta que la niña alcanzara la mayoría de edad.

Carlos de Borbón, hermano del difunto rey y fanático partidario del absolutismo, creyó que España no podía ser reinada por una mujer y menos por una niña y se proclamó heredero al trono de España. Esto dio lugar al estallido de la primera guerra carlista, conocida también como la Guerra de los Siete Años.

Por un lado estaba el bando carlista formado por la iglesia y los absolutistas. Eran partidarios de mantener los privilegios del clero y los más radicales pretendían recuperar la Inquisición. Este grupo tenía seguidores en otros estratos sociales como algunos campesinos y aristócratas. Los seguidores de Isabel, conocidos también como isabelinos o cristinos, también formaban un grupo heterogéneo desde un punto de vista social; la aristocracia madrileña, la burguesía, la menestralía y el proletariado urbano.

El infante Carlos María Isidro. Lideró el alzamiento contra Isabel II y se autoproclamó rey de España con el nombre de Carlos V

El conflicto se convirtió en una auténtica guerra civil en el que la sangre, la muerte y la crueldad eran incesantes. El levantamiento carlista se dio en Navarra, el País Vasco y algunas comarcas del interior de Cataluña, también en el Maestrazgo y algunas áreas del interior de Valencia. Como indica su nombre, el conflicto duró siete años.

La principal brecha ideológica y política consistía en que los carlistas se oponían a las reformas liberales que venían dándose, reformas políticas, pero también económicas. En el caso catalán, los carlistas tuvieron algún apoyo entre los campesinos denominados malcontents situados en el interior del principado, pero Barcelona se posicionó desde un primer momento del lado isabelino.

La guerra alcanzó una crueldad extrema en el campo, lugar en el que los fusilamientos de rehenes y los asesinatos de civiles se producían a diario. Muchos acudieron a Barcelona buscando refugio y una manera de sobrevivir. Poco antes de morir Fernando VII, sustituyó al conde Carlos como capitán general de Cataluña por el general Manuel de Llauder, quien debía controlar a los insurrectos y la extrema violencia en el campo y a los exaltados liberales en las ciudades, especialmente en Barcelona. Para ello creó La Milícia Nacional Voluntària.

Pero el conflicto continuó y en la ciudad de Barcelona (recordemos que en ese momento se trataba de una ciudad amurallada, casi medieval en algunas zonas) las tensiones aumentaban como consecuencia de las dificultades por las que atravesaban los ciudadanos. Esto dio lugar a la expansión del anticlericalismo entre el pueblo catalán, principalmente, porque culpaban a la iglesia de ir en contra de los ideales promovidos en la Revolución Francesa que se identificaban mejor con las aspiraciones liberales.

Posición del frente durante el conflicto de la Primera Guerra Carlista

El verano de 1835 se produjo una revuelta anticlerical como consecuencia de la matanza de algunos liberales por parte de un grupo de carlistas. Reus fue el lugar en el que comenzó la revuelta y algunos de los conventos que poblaban Cataluña fueron quemados: la abadía de Poblet, el monasterio de Sant  Cugat y las Cartujas de Scala Dei y Montalegre. Barcelona no participó en este revuelta, pero los rumores no dejaban de recorrer la ciudad. Estos se centraban en la quema de conventos. Otro de los rumores que estremeció los barrios de Barcelona fue que un miliciano había sido crucificado por grupos carlistas, así que el sentimiento anticlerical fue en aumento.

Como es lógico, los miembros de la iglesia estaban preocupados y deseaban abandonar la ciudad, pero el general Llauder, minimizando los riesgos los tranquilizó y éstos se quedaron.

La tarde del 25 de julio de 1835, con motivo del cumpleaños de la reina, las autoridades organizaron una corrida de toros en la recién estrenada plaza conocida como el Torín que estaba situada en la Barceloneta. El espectáculo fue un desastre y los aficionados que lo presenciaron lanzaron todo tipo de objetos al ruedo. Acto seguido, algunos de ellos se dirigieron a La Rambla para manifestarse. Antes de llegar y de forma inesperada otros grupos de personas se unieron a la manifestación. Lo que iba a ser una simple protesta por un mala corrida de toros, se convirtió en un clamor anticlerical. Oradores improvisados empezaron a incitar a la gente para que se manifestara en contra de la iglesia. Hacia las siete y media de la tarde la ola humana llegaba a La Rambla cuyos paseantes estupefactos no podían dar crédito a lo que veían. El tono era ya claramente anticlerical y los manifestantes empezaron a lanzar piedras hacia los conventos de los agustinos y de los franciscanos. De las piedras se pasó a las llamas, todos acabaron siendo pasto de ellas; el de los dominicos, el de Santa Caterina, el de los franciscanos, el de los trinitarios descalzos, el de los agustinos, el de Sant Josep y el de los carmelitas.

Fotografía de Isabel II de España

Los seminaristas de Sant Sever se defendieron a tiros de la multitud, pero los capuchinos de Santa Madrona prefirieron huir. El resultado fue la muerte de una decena de frailes aquella noche de San Jaime y los que no lo hicieron fue porque muchos barceloneses los escondieron en sus casas.

Una canción popular que empezó a cantarse poco después de los acontecimientos relatados recuerda lo que sucedió:

El dia de Sant Jaume

de l´any trenta-cinc

hi va haver gran broma

dintre del torín;

van sortir set toros

tots van ser dolents:

això va ser la causa

de cremar els convents

Anuncios

Acerca de Enrique Salvat

Humanista, historiador, periodista digital y Community Manager constituyen mis actividades diarias, eso y la pasión y energía que deposito cada día en el amor a este trabajo.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

Únete a otros 235 seguidores

septiembre 2012
L M X J V S D
« Ago   Nov »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

Mi Twitter

Error: Twitter no responde. Por favor, espera unos minutos y actualiza esta página.

A %d blogueros les gusta esto: