Estás leyendo...
Historia

El once de septiembre, la Diada de Catalunya

Ofrenda floral a la estatua de Rafael Casanova- Diada de Catalunya

Mañana es once de septiembre y desde que los socios de la entidad “Catalunya i avant” realizaran por primera vez la ofrenda floral ante la estatua de Rafael Casanova el mismo día del año 1901, Cataluña, celebra con fervor la Diada de Catalunya.

Como muchos saben hoy en día, los catalanes celebran una derrota, una derrota que marcó el futuro de los catalanes hasta la actualidad. El origen, como no podía ser de otra manera, un conflicto bélico internacional que enfrentó a los partidarios del rey Felipe V (Felipe de Anjou, un Borbón) y a sus detractores que apoyaban a Carlos III (Carlos de Austria) descendiente de Carlos V, en la conocida Guerra de Sucesión española, en la que todas las potencias europeas participaron con el objetivo de mantener el equilibrio de poderes en Europa.

El testamento de Carlos II no dejaba duda en lo que se refiere a las intenciones del monarca: “Declaro ser mi sucesor (en el caso de que Dios se me lleve sin dejar hijos) al Duque de Anjou, hijo segundo del Delfín de Francia; y como a tal lo llamo a la sucesión de todos mis reinos y dominios sin excepción de ninguna parte de ellos”.

Los territorios que pasaba a controlar el de Anjou no eran pocos: a parte de los territorios que formaban la Península Ibérica, la herencia incluía el Franco Condado, el Rosellón, el Artois, los Países Bajos, Flandes, Sicilia, Nápoles, Milán, Cerdenya, las colonias americanas, un buen número de islas del Pacífico y dos archipiélagos  de Micronesia. No era de extrañar que muchos ambicionasen adquirirlo o parte de él, así que a Felipe de Anjou le surgió un rival inesperado: el archiduque Carlos de Austria, quien reclamó el trono para sí como heredero de Carlos V.

El conflicto ya estaba servido y varias potencias europeas tomaron partido en él. La principal preocupación era que no deseaban que tanto poder recayera en las manos de un sólo hombre y desestabilizar el equilibrio de poderes que tras la caída de Imperio Español tanto había costado mantener. Además, el de Anjou recibiría el respaldo del poderoso monarca francés Luis XIV.

Felipe de Anjou, futuro Felipe V

Felipe V fue proclamado rey en Madrid en 1701, pero el emperador del Sacro Imperio Romano Germánico, Leopoldo I y padre de Carlos, se negó a reconocerlo. Esto dio lugar a la formación de la Gran Alianza formada por Inglaterra, Alemania, Holanda y Portugal, quienes no querían unos borbones tan poderosos y declararon la guerra a España en 1702, dando inicio la Guerra de Sucesión española.

Este era el escenario internacional, pero esta guerra tuvo una segunda vertiente, la interior, la de los territorios españoles en la que una vez más, volvieron a dividirse. Los catalanes se posicionaron del lado del Austria, cansados como estaban de las negligencias de los virreyes castellanos y escarmentados de las duras relaciones que el principado había mantenido con Luis XIV, quien dinamitaba el comercio catalán, se negaron a aceptar al francés y mostraron su apoyo a Carlos de Austria.

Sin embargo, antes de esto y en un primer momento, Cataluña reconoció a Felipe V y éste aceptó las constituciones catalanas accediendo a muchas de las peticiones catalanas. Pero las primeras muestras de hostilidad no tardaron en llegar por parte del francés mostrando su menosprecio a las Cortes catalanas y dejando la ciudad para apagar el fuego que había nacido tras las sublevaciones de Nápoles, incumpliendo su promesa de mantener la corte en Barcelona por el período de un año. Las relaciones de Felipe V y Cataluña siempre fueron tensas y fueron agravándose con el paso del tiempo. Las políticas que el de Anjou imponía en Cataluña eran claramente injustas, desterraba a catalanes por traidores o los obligaba a ir a la guerra con las potencias europeas, entre otras cosas.

Felipe de Anjou, futuro Felipe V

Llegó el año 1705 y un grupo de catalanes se reunieron en secreto y acordaron apoyar al Austria. Enviaron una embajada a Génova y firmaron un pacto con el archiduque Carlos de Austria por el que lo reconocían como rey de España. Transcurridos dos meses, Carlos se presentó en Barcelona y reclamó el trono. a ello se opusieron castellanos, andaluces y gallegos dando inicio a un conflicto que ya no sólo se decidía en Europa, sino también en tierras hispánicas.

En 1706, las tropas de Felipe V sitiaron Barcelona ayudadas por los franceses. El Consell de Cent encomendó la defensa de las murallas de Barcelona a los gremios quienes fortificaron la ciudad trasladando cañones a puntos estratégicos, mientras que las mujeres acarreaban con las municiones y disparaban con los fusiles. Fue una guerra terrible en la que los niños también participaron.

A los catalanes se les unieron los aragoneses y los valencianos hasta que el de Austria llegó a Madrid conquistando ciudad por ciudad, metro a metro el territorio que lo separaba de la capital de Castilla. Carlos fue proclamado rey con el nombre de Carlos III, volvió a Barcelona en la que situaba de forma oficial la corte real.

En 1711 murió José I, emperador del Sacro Imperio Romano Germánico y las potencias europeas que formaban la Gran Alianza volvieron a temer por el equilibrio de poderes en el viejo continente, pero ahora del otro lado, no querían que un Austria volviera a gobernar tantos territorios, por lo que acordaron con Felipe V  en el Tratado de Utrech en 1713 la retirada de sus tropas quedando Barcelona a expensas del francés.

Felipe V sitió Barcelona por tierra y por mar y exigió la rendición. Las Cortes Catalanas deliberaron durante diez días y a pesar de que muchos pensaban que lo mejor era rendirse, finalmente decidieron luchar al grito del diputado Manuel Ferrer i Sitges: “Fineixi la nació amb glòria” (Caiga la nación con gloria).

Barcelona sitiad; la muerte se mostraba en cada esquina de la ciudad, el hambre, la sed volvía locos a los barceloneses. Los muertos eran enterrados en el Fossar de les Moreres, bajo la plaza que hoy lleva este nombre, junto a la iglesia de Santa María del Mar.

El once de septiembre de 1714, las tropas de Felipe V consiguieron abrir una gran brecha en el Portal Nou y el baluarte de Sant Pere. Rafael Casanova, entonces Conseller en Cap, acudió a defender la posición, pero lo hirieron en una pierna. Esto sucedió en el mismo lugar que ahora ocupan las calles Ludovico Pío y Trafalgar. Barcelona no tardó en caer ante un ejército de treinta y cinco mil hombres cuando en la ciudad sólo quedaban unos cinco mil y la mayoría ancianos.

Ya se sabe qué sucede con los vencidos, o juraban lealtad al rey o los ejecutaban. Muchos tuvieron que huir, pero uno, Josep Moragues, que era general fue delatado por un traidor y lo ejecutaron. Lo decapitaron y metieron su cabeza en una jaula, que tuvieron expuesta en una de las puertas de la muralla durante doce años.

Llegó del Decreto de Nueva Planta por el que se intentaba erradicar cualquier manifestación de identidad catalana. Los privilegios fueron abolidos, así como las instituciones de gobierno del principado, entre ellas la Generalitat y fueron sustituidas por la Real Junta Superior de Justicia. Tras el desmantelamiento de todo el de derecho privado catalán, quedaban implantadas las leyes castellanas.

Horonata, la campana de la Catedral la descolgaron y la fundieron por avisar en los días de guerra a los ciudadanos de que se acercaban las tropas de Felipe V.

Quedaron clausurados los Estudis Generals, que fueron sustituidos por la Universidad de Cervera. El idioma catalán quedó oficialmente desterrado de los tribunales y escuelas y los nombres propios se tradujeron al castellano.

En definitiva, el Decreto de Nueva Planta significó la desaparición de todas las instituciones catalanas, la erradicación de cualquier símbolo identitario catalán y del idioma, aunque pervivió entre la población, de la aparición de un nuevo orden social dirigente llegado de Castilla del que la burguesía y los artesanos quedaron apartados.

Anuncios

Acerca de Enrique Salvat

Humanista, historiador, periodista digital y Community Manager constituyen mis actividades diarias, eso y la pasión y energía que deposito cada día en el amor a este trabajo.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

Únete a otros 235 seguidores

septiembre 2012
L M X J V S D
« Ago   Nov »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

Mi Twitter

A %d blogueros les gusta esto: